Ladridos y murmullos

La nave va. Por Raúl Moreno Wonchee.

¿Será que Trump es más temido que temible? Es decir, que la percepción de la peligrosidad del personaje no corresponda con su capacidad de desestabilizar la vida internacional y dañar la convivencia pacífica; que el poder económico, político y militar de la gran potencia está sujeto a controles y circunstancias  interiores y externas que limitan sus intenciones. En el  primer semestre de su mandato sus ladridos han sido inversamente proporcionales a sus mordidas. México, el país más expuesto a una embestida, sin desestimar los riesgos mantiene la iniciativa. La maldita vecindad nos ha obligado a afinar sensibilidad y destrezas. Desde candidato, Trump supo por voz del presidente Peña, el desacuerdo de México con la construcción de un muro en la frontera y el rechazo tajante a su absurda pretensión de que nuestro país lo pague. Se fue ladrando, lo que la claque mediática amplificó para descalificar a Peña. Una vez en la Presidencia, Trump convino un encuentro con el Presidente mexicano; a última hora intentó condicionarlo a que nuestro país aceptase el pago. Peña canceló unilateralmente la entrevista, gesto de gran valor y dignidad que la claque ignoró. Hace unos días, en la Cumbre del G 20 se llevó a cabo un encuentro de los presidentes en cuya agenda no tuvo lugar el muro. La jugarreta de Trump de ladrar, fuera del orden de la reunión, que México pagaría el muro,  dio materia para que la claque volviera a cargar contra Peña quien replicó que las relaciones internacionales no se hacen con murmullos (ni con ladridos, digo). Hace unos días, el Congreso estadunidense aprobó incluir en el Presupuesto la continuación del muro realmente existente, no el imaginado por Trump. El costo correrá a cargo de los contribuyentes gringos, no de México. Y los de la claque, como los mariachis, callaron.

 

Compartir

Comentarios

Comentarios

Buscar nota por fecha

enero 2018
L M X J V S D
« Dic    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031