Con precaución – Ni de aquí ni de allá, sino de donde mismo.

CON PRECAUCIÓN

Por Sergio Mejía Cano

Ni de aquí ni de allá, sino de donde mismo

 

Últimamente se ha puesto mucho énfasis en la mayoría de los medios noticiosos de todo tipo de que es muy posible que ahora sí triunfe “la izquierda” el primer domingo de julio próximo. Y entrecomillo la izquierda, porque ¿en realidad existe una verdadera izquierda representativa en nuestro país?

Es muy probable que no sea así. Que haya muchos pensadores de izquierda, eso que desde luego, pues para todo hay gente; sin embargo, quienes están al frente de una aparente lucha izquierdista podrían no serlo en el fondo de sus pensamientos, porque si no es imposible, sí es muy difícil que una persona cambie su forma de pensar de la noche a la mañana por el simple hecho de haberse salido de las filas de la derecha.

El PRI se comenzó a desvirtuar y desligar de sus bases revolucionarias que dieron pie para el nacimiento de este partido político primeramente bajo las siglas del Partido Nacional Revolucionario (PNR), luego bajo las del Partido de la Revolución Mexicana (PRM), desde que terminó el sexenio del General Lázaro Cárdenas del Río, para poco a poco irse tornando de nuevo a un partido elitista olvidándose de las masas que habían brindado su vida para el nacimiento de una supuesta nueva nación.

Así que todos los que se afiliaron al PRI de los años 40 hasta la fecha, muchos de ellos lo hicieron con el pleno convencimiento de que los estatutos de dicho partido eran pura letra muerta; quizás y como siempre y en todos lados, haya habido gente que se afilió de buena fe creyendo ilusamente en los postulados revolucionarios por ser sacados a flote cada vez que se ocupaban; sin embargo, por fuerza se tuvieron que dar cuenta de que dichos postulados habían dejado de regir en bien de unos cuantos y en mal para el grueso de la población.

Hoy en día, en todos los partidos políticos, en todos, hay priistas, cubiertos desde luego, con el sarape de las siglas de los partidos en los que hoy militan o son sus creadores; pero no por eso ahora podrían alegar que son de izquierda o derecha o de centro, porque es muy probable que en el fondo de su pensamiento sigan perteneciendo a ese PRI desvirtuado que abandonó sus postulados para en la acción comportarse de ultra derecha.

Pero no nada más se desvirtuó el PRI, sino también el PAN, partido que se dice, nació como contrapeso o contrarrevolucionario para darle para atrás a los postulados generados por la Revolución Mexicana; no por nada ahora hay analistas serios que afirman que si los fundadores del PAN se dieran cuenta en lo que se ha convertido el partido de su creación, se volverían a morir de pena o mínimo se estarían dando vueltas en sus tumbas. Ahora es muy obvio que existe una clara evidencia de que el PRI y el PAN son uno mismo, de ahí que el populacho piense firmemente y diga claramente que quienes están en el Poder pertenecen al PRIAN.

El PRI le comenzó a dar gusto al PAN accediendo a prácticamente todas las demandas por las que siempre luchó este partido desde Manuel Gómez Morín; y por si fuera poco, el PRI le presta la Presidencia de la República al PAN durante doce años; dos sexenios en los que los panistas no desmantelaron la maquinaria priista, sino que actuaron haciendo lo mismo que siempre habían criticado de lo que hacía el PRI. Y no nada más hicieron lo mismo que habían hecho los priistas, sino que lo corrigieron y aumentaron en su propio beneficio y por supuesto en detrimento de la población.

Hay quienes dicen que el PRI le prestó las riendas del país al PAN para que comprobaran los panistas que el dirigir al país no era enchílame otra y que no sería tan fácil acabar con más de 70 años de hegemonía priista, ya que la estructura priista permaneció inamovible a tal grado que, durante los dos sexenios panistas se llegó a entender que quien seguía teniendo las riendas del país era precisamente el PRI, pero que ya estaba fraguando su alianza estratégica para apoderarse entre ambos partidos completamente de todos los bienes y servicios de la Nación.

Pero ¿cómo hacerle para que no se viera tan obvio este apoderamiento del país? Pues formando una izquierda ficticia que brincara y protestara de dientes para afuera para dar la impresión de un descontento que si bien existe entre el grueso de la población, no es así a los que supuestamente representan esa izquierda que aparentemente hoy lucha en contra de ese poder hegemónico que ostenta el PRIAN.

Lo malo es que posiblemente no contaron con que a quien designaron para representar esa izquierda se les podría salir del huacal.

Sea pues. Vale.

Compartir

Comentarios

Comentarios

Buscar nota por fecha

abril 2018
L M X J V S D
« Mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30