Con precaución – Nayarit seguro.

CON PRECAUCIÓN
Nayarit Seguro

Ante los hechos violentos que asolan la ciudad capital y otras partes del estado de Nayarit, el gobernador Antonio Echevarría García dio a conocer un plan integral que denominó “Nayarit Seguro”, en donde pone énfasis en cuatro puntos torales para llevarlo a cabo.
Obviamente que esto es digno de encomio porque la sociedad ya no aguanta más con tantos hechos de sangre, por lo que la mayoría de la población recibe con agrado el que de una vez por todas se haga algo al respecto.
Sin embargo, según esta nueva estrategia, no nada más se va a encargar de esto las autoridades correspondientes, sino que se está exhortando a la sociedad con el programa “Nayarit en red” para que participe abiertamente en esta lucha contra este flagelo ya casi insoportable. ¿Y cómo es que se pretende que participe la sociedad? Claro que mediante la denuncia ciudadana a través de las redes sociales o utilizando el número telefónico de emergencia como es el 911 y tal vez hasta denunciando personalmente. Pero he aquí el meollo del asunto en cuanto a que esté dispuesta la sociedad civil a querer participar denunciando, y no por falta de valor civil ni mucho menos, sino por aplicar aquello de que calladitos se ven más bonitos, debido a la posible corrupción que pudiera existir entre los cuerpos policíacos y que se localice a quien puso el dedo y sufra consecuentes represalias.
Ya gran parte de la población sabe que no existe el verdadero anonimato en las denuncias, que queriendo, las autoridades podrían saber o descubrir de dónde o de quién fue la denuncia supuestamente anónima, porque hasta de un teléfono público se puede encontrar de dónde salió esa supuesta llamada anónima. Y por supuesto que de las redes sociales es mucho más fácil, por eso se les dice redes, porque están conectadas a todo, así que si alguna denuncia aparentemente anónima molesta a alguien o descubre a algún mando policíaco o hasta funcionario público que esté involucrado y no quiere que se corra más allá, se puede dar con el dispositivo de donde salió esa denuncia. Así que si no hay denuncias ciudadanas no es por falta de valor civil, sino por precaución y congruencia para conservar un buen estado de salud. Aunque eso sí, como para todo hay gente, si habrá quienes se lancen a denunciar con la creencia de que permanecen en el anonimato, y pues ni modo, allá esta gente que quiera tener sus cinco minutos de fama.
Y esto no es debido a pesimismo o por dejarse llevar por programas de televisión o películas en donde muchas de las veces se ve que la autoridad que recibe la denuncia está coaligada con la delincuencia, pero pudiera darse el caso, ya que si en uno de los puntos de este plan de seguridad se dice que se contará con policías capacitados y confiables, aún no se ha visto de bien a bien que ya se estén depurando los cuerpos policíacos; y ya se sabe que históricamente, don Francisco I. Madero por no haber cortado las cabezas al ejército porfirista, posteriormente sufrió las consecuencias de la traición. Así que por ahí se debe de empezar ya de inmediato no dejando altos mandos dentro de las corporaciones policíacas a nadie que tenga algo que ver con la pasada administración, y a los elementos de a pie, investigarlos a fondo sobre su modo de vida y desde luego haciéndolos pasar un examen riguroso sobre derechos humanos y garantías individuales para evitar que se excedan en sus funciones abusando de su autoridad haciéndoles ver que están para cuidar y proteger a la ciudadanía y no para agredirla esculcándola o interrumpiendo su libre tránsito y que tengan entendido que no está prohibido que tomen fotos o graben alguna escena siempre y cuando no interrumpan las labores policíacas.
Así que se podría implementar este plan de Nayarit Seguro sin necesidad de involucrar a la sociedad civil precisamente para su misma protección por como están las cosas en cuestión de seguridad en cuanto a eso del anonimato y desde luego al posible contacto que pudieran tener algunos elementos de las corporaciones policíacas con el llamado crimen organizado no por convicción, sino amenazados con el viejo y conocido adagio aquél de “Plata o plomo, jalas porque jalas”.
De ahí el porqué se tendría que investigar a todos los elementos de los cuerpos policíacos, su modo de vida y conminarlos a que si están siendo amenazados lo digan con toda claridad y protegerlos en su caso. Porque al ciudadano común lo pueden amenazar, extorsionar o secuestrar; pero es más peligroso que lo hagan con los elementos policíacos.

Compartir

Comentarios

Comentarios

Buscar nota por fecha

diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031